Make your own free website on Tripod.com








NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos. Enigma nazi, Hiperbórea, Atlántida, ariosofía, UFO, esoterismo

21- VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA














INICIO | JULIUS EVOLA | NOVEDADES | EL TEMPLO DE "DIOS" | ¿QUIÉN SOY YO? | DIÁLOGOS DE MATRIX | COMPUESTO HUMANO | LUNA ARTIFICIAL | EL PASO DE LA OCA | MATRIX. EL ARQUITECTO | LA SOMBRA DEL HOMBRE | ESPÍRITU HIPERBÓREO | LOVECRAFT | TIEMPOS DE APOCALIPSIS | TIEMPO DE LOBOS | MONTSERRAT MÁGICA | MEDITACIONES SS | 01- LOS NAZIS Y LA ATLÁNTIDA | 02- UNA HISTORIA ANTIGUA | 02.a- HISTORIA SECRETA DE ISRAEL | 02.b- JEHOVÁ, DIOS DE ISRAEL | 02.c- LA CORTE DE LUCIFER | 03- EN BUSCA DEL ORIGEN PERDIDO | 04-LA GRAN TRADICIÓN HIPERBÓREA | 05- ESPARTA | 06- CUESTIÓN MÍSTICA Y RACIAL NS | 07- HITLER, EL FÜHRER DE LA RAZA ARIA | 08- SS. LA ORDEN NEGRA | 09.a- LA VÍA DEL DIAMANTE | 09.b- EL AMOR MÁGICO | 09.c- LOS ELEGIDOS DEL DRAGÓN | 10- EL GRIAL | 11- DE LOS HIPERBÓREOS AL NAZISMO | 12- EL RETORNO DE LOS MAGOS | 13- EL VIAJE DEL ALMA | 14- INTEGRIDAD PERSONAL Y SOCIAL NS | 15- EL SOL NEGRO | 16- EL RAYO VERDE | 17- LA SUPERCIENCIA NAZI | 18- EL UMBRAL Y LA BATALLA POR LA TIERRA MEDIA | 19- LA FUERZA Y EL DESTINO DEL TIEMPO | 20- LOS NAZIS Y LA GNOSIS | 21- VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA | 22- EL HUNDIMIENTO | 23- EL SANEDRÍN SECRETO | 24- LA MAGIA DE LAS RUNAS | 25- CRÓNICA DESDE EL ÁRBOL DEL ESPANTO | BREVE VIAJE AL MÁS ALLÁ | EL GNOSTICISMO Y EL EVANGELIO DE JUDAS | HIMMLER EN MONTSERRAT | UNIVERSO MATRIX | EL SEÑOR DE LOS ANILLOS | HÖRBIGER: LA COSMOVISIÓN GLACIAL | Contact Us





VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA
















hollow_earth.jpg
HOLLOW EARTH: VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA

Ignacio Ondargáin

NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos

Capítulo XXI

(texto revisado en abril de 2007) 

 

 

VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA

 

 

 

“No es el estado el que nos crea a Nosotros; somos Nosotros los que creamos el estado”.

(Adolf Hitler)

 

 

 

1- Introducción

2- Un viaje al centro de la tierra

3- La percepción hiperbórea del mundo

4- Nuestra visión del mundo es distorsionada por la mente del Demiurgo.

5- Viajando por los polos

6- Más allá del fin del mundo

7- Puertas en el sur de Chile

8- Conclusión: transitando el viaje hacia el mundo de los dioses

 

 

 

1- Introducción

 

Olvidémonos por un momento de todo lo que hemos aprendido hasta ahora...

 

Todo el universo del Demiurgo con todas sus galaxias, soles, planetas... cabe en el interior microscópico de una célula, porque todo él es relativo.

 

Así como su espacio es relativo también lo es su tiempo. Nosotros recordamos el pasado pero de igual forma podemos llegar a recordar el futuro. El futuro no es lo que nos han enseñado a creer: su conocimiento, como su proyección, puede abrirnos puertas inimaginadas.

 

Dice la Física Cuántica que sólo podemos ver aquello que nos han enseñado a ver otros a lo largo de nuestra vida. Si “no conocemos” un objeto cualquiera que tengamos ante nosotros, tampoco podemos verlo; como mucho veremos la alteración sobre el agua (o cualquier otro elemento) producida por dicho objeto. En todo momento nuestra mente recibe cantidades ingentes de información que no estamos en condiciones de asimilar. De toda esta información que recibimos sólo vemos aquello en lo que ponemos nuestra atención porque es aquello que, en medio de toda la información, conocemos y estamos entrenados-habituados a ver. Pero si aprendemos a poner atención en cosas que capta nuestra mente pero que no vemos porque nadie nos ha enseñado a conocerlas, entonces podremos verlas.

 

Somos un campo de Fuerza “extradimensional” que, proyectado sobre el lienzo del espacio-tiempo genera energía-materia. Nuestra Fuerza está interconectada con todos los demás campos de Fuerza y energías que hay en juego en el universo poniéndolas en movimiento, atrayéndolas, rechazándolas... Estamos condicionados por la influencia de otras fuerzas pero finalmente dependemos de nosotros mismos: es el estado y el grado de nuestra propia Fuerza, el que genera nuestro “ser” y nuestro destino en esta vida y en el más allá. Por esto decimos que hemos de ser fieles a nosotros mismos y a los nuestros y que no podemos ceder ante un enemigo que busca destruirnos.

 

 

 

2- Un viaje al centro de la tierra

 

Diversas escuelas esotéricas coinciden en afirmar que la tierra, la superficie de este planeta, es un lugar de castigo, un planeta cárcel tiranizado por un demonio. Según estas escuelas, la superficie “exterior” de nuestro mundo se hallaría sometida a los elementos y procesos de un universo satánico en el que las criaturas y toda la “Creación” misma vive de “devorarse a sí misma”; esto es, las criaturas necesitan devorarse unas a otras para poder seguir sobreviviendo en este antro, tal vez el vientre de un demonio. De la esencia satánica de este universo surgen los sucesivos e interminables conflictos, guerras, enfermedades, hambres... la Muerte y hasta la historia humana.

 

Frente a este mundo, este universo oscuro vencido por la Muerte y donde la luz verdadera es desconocida, los mitos y leyendas antiguos nos hablan de un “interior de la tierra” poblado por “una raza espiritual o etérea” y a su vez material, pero de otra “calidad material”. En este “interior de la tierra” existe otro mundo en el que el tiempo es diferente al nuestro y donde la Muerte es desconocida. Un sol de luz pura y sobrenatural ilumina siempre ese mundo inconcebible desde nuestra condición humana mortal. El “mundo interior” es un mundo “material” pero distinto al nuestro y donde la materia no está sometida a los procesos a los que sufre en el mundo “exterior”. Allá no se dan las dualidades calor-frío; nacimiento-muerte; luz-oscuridad; alegría-tristeza...

 

A ese mundo del “interior de la tierra” o Hiperbórea es donde el divino Apolo volvía para rejuvenecer tras sus estancias sobre la “superficie de la tierra”. Hiperbórea es la Patria de la eterna juventud situada más allá de los hielos, más allá del Polo (A-polo). En este “interior de la tierra” se interconectan los mundos, los planetas, las galaxias... a través de una dimensión diferente donde las distancias de espacio y tiempo no existen según los cánones que nos limitan a nosotros en la “superficie”.

 

Así como desde nuestra condición humana no podemos concebir un mundo “perfecto” y libre del elemento Muerte, los habitantes del “mundo interior” no pueden concebir nuestro estado de miseria y degradación social, económica, política, racial, humana, científica, física... No pueden concebir un mundo como el nuestro regido por la ley de la Muerte e imperado por un demonio degradador y devorador de hombres.

 

Las aperturas polares situadas más allá de los hielos polares, son lugares donde los mundos (interior y exterior) se interconectan y permiten el tránsito. Existen además otros puntos en diversos lugares físicos de la tierra conocidos como puertas al mundo “intraterrestre”:

- Montserrat en Barcelona,

- Akakor, en la Amazonía andina.

- Monte Roraima en el vértice fronterizo de los estados de Brasil, Venezuela y Guyana.

- Monte Shasta en California (USA).

- Área de las islas Guaitecas, península Taitao, isla de Chiloé y volcán Melimoyu en Chile.

- etc, etc, etc.

A través de estas aperturas o puertas se conectan el “mundo exterior” con el mundo “intraterrestre”.

 

Así como nuestros sentidos o nuestra mente perciben la ubicación física del reino de  los hiperbóreos o “intraterrestres” en el “interior de la tierra” y podemos llegar a entrar en contacto con ellos a través de las aperturas polares y otras puertas, desde su mundo ellos perciben nuestro universo como una suerte de caverna, un lugar maligno habitado por razas degeneradas y bestiales al que Ellos  acceden a través de la ventana del Sol Negro.

 

En febrero de 1947 cuando el almirante norteamericano Byrd realizó su famoso vuelo más allá del polo, tras ser acogido en el “interior de la tierra”, el Maestro de los “intraterrestres” le dijo: le hemos permitido entrar porque usted es de carácter noble y bien conocido en la superficie del mundo”. Entonces Byrd casi pierde la respiración al sentir que estaba en el “interior de la tierra”. El Maestro intraterrestre prosiguió diciendo con una sonrisa: “Se encuentra en el dominio de los Arianos, el Mundo Interior de la tierra”. Es decir, sólo “los puros”, los arios, son acogidos en el “interior de la tierra”. El Maestro intraterrestre siguió detallando la maldad de quienes habían sometido el “exterior de la tierra” bajo su dominio tras la Segunda Guerra Mundial, señalando como especialmente aberrante y maligno la utilización de armamento nuclear sobre población civil en Hiroshima y Nagasaki. Previo a este encuentro con El Maestro, la aeronave de Byrd, ya en el “interior de la tierra”, había sido detenida por un OVNI en cuyo fuselaje se hallaba representada una esvástica. Entonces una voz con acento nórdico o alemán se dirigió a él en idioma inglés diciéndole que se hallaba en buenas manos y que en siete minutos tomaría tierra, siendo dirigida toda la operación de aterrizaje de su aeronave por el mismo OVNI pues los mandos de Byrd habían perdido totalmente el control del vuelo.

 

Podemos comprender la necesidad del nazismo por regenerar la raza: antes de retornar los espíritus a Hiperbórea, la Patria Polar, es preciso regenerar la raza pues sólo así puede atravesarse el Polo a través de la apertura polar física. Sólo los puros son admitidos allá, en Hiperbórea, más allá del Polo. Por ello Miguel Serrano, cuando tuvo en vistas preparar junto con Anna Reitz, héroe de la aviación alemana, un viaje más allá del polo, pensaba: “¿Me admitirán entre ustedes?”.

 

 

 

3- La percepción hiperbórea del mundo

 

Como decimos, desde el mundo de los hiperbóreos el acceso a nuestro mundo es percibido como un Sol Negro. Por él acceden hasta nuestro mundo en sus vimanas, penetrando la mente del Demiurgo (nuestro universo irreal). El universo del Demiurgo es una especie de célula - holograma al que están conectadas sus criaturas mas nada de lo que vemos en la mente del Demiurgo es real. Todo el universo, sus galaxias, sus estrellas, sus soles, sus planetas, no son sino una realidad mental (proyecciones en la mente del Demiurgo), reflejo invertido o al revés, el negativo de una fotografía de otro universo. Es una percepción hipnótica en la que todos los valores están relativizados por la desvirtuada o pervertida percepción de la mente del Demiurgo. Porque nosotros percibimos el universo a través de la mente del Demiurgo y este, la naturaleza de su mente, deforma la realidad.

 

Imaginemos ahora un universo de luz donde la oscuridad y la muerte no tengan lugar. Para acceder a nuestro universo, los habitantes de ese otro universo lo harán a través de aperturas, soles negros o vórtices-centro de la esvástica giratoria, los cuales tienen su localización física en los polos físicos de nuestro planeta tierra y en algunos otros lugares.

 

Los hiperbóreos nos perciben como proyecciones de la mente del Demiurgo y sólo “nos admitirán entre ellos” (Miguel Serrano) si nuestro espíritu es lo suficientemente puro, es decir, si está libre de los agregados de la materia.

 

Podemos empezar a comprender que desde nuestra naturaleza humana no percibimos el universo directamente sino a través de la mente del Demiurgo.

 

No percibimos la realidad sino la mente del Demiurgo: nuestra percepción de la realidad no es sino la mente del Demiurgo. A esta mente demiúrgica nos hallamos ligados o vinculados por nuestra propia biología física. En la visión demiúrgica de la realidad, es decir, en la mente del Demiurgo, en el universo-mente del Demiurgo, los polos de la tierra son lugares “físicos” por los cuales es posible salir de su universo, son “vías de escape”.

 

De esta forma, al acceder hasta los polos físicos de la tierra las auroras boreales son luces místicas provenientes del mundo-universo del “interior de la tierra”.

 

Entonces podemos comprender que el mundo intraterrestre no es visto ya simplemente como el interior de una esfera (la “tierra hueca”) sino como todo un “otro universo” donde no rige la ley del tiempo del “mundo exterior” y de la muerte.

 

Si avanzamos más hacia el Polo, poco a poco nos adentramos en otro mundo iluminado por una luz sobrenatural. Aparece una naturaleza verdeante (el Rayo Verde) y los hielos van quedando atrás.

 

Entonces, “ellos” tienen que permitirnos la entrada. Ya “dentro de la tierra”, el universo se revierte y la percepción ahora es inversa, esto es, desde ese “otro universo” intraterrestre se percibe el universo del Demiurgo (el “nuestro”) como el interior hueco de una esfera (¿una célula?) o “Estrella de la Muerte”, un ser vivo que respira y cuya respiración da lugar al tiempo mortal. Este universo no es sino todo un entramado laberíntico de galaxias, soles, planetas, realidades relativas, percepciones distorsionadas por la velocidad y la relatividad del tiempo, el espacio, la luz... todo relativizado en un tiempo y en un espacio de vanidades e infinitas “posibilidades” que nunca llegan a Ser ni a completarse esencialmente.

 

Y en sí todo ello no es sino un enorme y abominable ser que vive de sus propios procesos fisiológicos y bioquímicos y de devorarse a sí mismo y a todas las consciencias, sufrimientos, ilusiones, pasiones, miedos, dolores que en “Él” coexisten... Es un universo cárcel, una suerte de caverna de seres vinculados entre sí a través de la mente de un demonio.

 

Cyrus Reed Teed expuso en 1869 en su obra “La iluminación de Koresh la idea de que todo lo que existe en el universo está contenido dentro de una esfera, donde los océanos y continentes forman su pared interna. Fuera de esto no existe nada. Una atmósfera densa nos impide ver el otro extremo de la esfera. El sol que se encuentra en el centro del mundo no puede verse pues lo que tomamos por el sol no es sino un reflejo o proyección del verdadero sol. “Algo así como el Sol Amarillo que oculta el Sol Negro y este el Rayo Verde -dice Miguel Serrano-. “Según la teoría de Reed -continúa Serrano- el universo entero se encontraría contenido dentro de una esfera hueca del tamaño de nuestra tierra (... ). No hay lugar en esta esfera para las estrellas de la astronomía clásica. Los astros no son más que granos de luz. Nosotros nos hallamos dentro, viviendo en la pared cóncava (...) los rayos de luz no se propagan en línea recta sino curva, lo que nos impide descubrir la verdadera curvatura de nuestro mundo. Para comprobar esta teoría la SS habría realizado experimentos con ondas de radar durante la guerra en la Isla de Ruger”.

 

Esta teoría coincide en apuntar que:

1- Sufrimos una percepción distorsionada de la realidad.

2- Este error de apreciación es inverso y nos traslada la ilusión de que vivimos en el exterior de la tierra y que esta es una esfera.

3- La realidad sería que vivimos en el interior hueco de una especie de caverna en cuyo centro se despliega un holograma de realidades proyectadas.

4- Lo que nosotros percibimos como el mundo exterior es en realidad un holograma en el interior de una esfera.

5- Las realidades que vemos en el holograma son proyecciones de “otro universo oculto”.

 

Cuando la ciencia moderna explora el universo con sus sofisticados aparatos y medios de detección se encuentra con que muchos datos recogidos no acaban de encajar dentro de sus “incuestionables” teorías científicas. Surgen entonces teorías nuevas del tipo de la siguiente: “desconocemos de qué está hecho el 95% del universo. Sólo el 5% de todo lo que existe es materia como la que conocemos, átomos compuestos de protones y neutrones. El resto es materia oscura. De hecho, el futuro del universo se dirimirá en una batalla entre la materia oscura, que rodea a las galaxias y de la cual no tenemos ni idea de qué está hecha, y la energía oscura, responsable de que el universo se esté acelerando. (...) “Un equipo de astrónomos ha descubierto una galaxia completamente de materia oscura. En esta galaxia no hay estrellas, ni una sola. El 90% de la Vía Láctea, nuestra galaxia, se encuentra en forma de materia oscura...”. Al explorar el universo “exterior” los científicos no acaban de esclarecer qué es lo que reflejan sus medios de detección. Nuevas teorías vienen a tratar de aclarar “nuevos fenómenos” registrados en sus pantallas. En este caso le ponen al fenómeno la etiqueta de “materia oscura”, si bien podrían llamarla también “cualquier cosa”, o “yo qué sé”. La inmensa vastedad del holograma universal no es algo lineal ni en el tiempo ni en el espacio sino que su “realidad” se distorsiona y no responde a los parámetros que se le presuponen según el conocimiento científico materialista. Así, sobre indicios captados por satélites de la NASA un grupo de científicos heterodoxos ha elaborado la teoría de que el Universo tiene más dimensiones de las tres conocidas. Según la “Teoría de las Supercuerdas” existirían siete dimensiones y el Universo se compondría de cuerdas de energía que pueden adoptar múltiples formas siendo cada una de ellas un auténtico universo con sus propias normas físicas, bla, bla, bla, etc...

 

 

 

4- Nuestra visión es distorsionada por la mente del Demiurgo.

 

Nuestros sentidos físicos nos ofrecen la percepción engañosa de que vivimos en el “exterior de un planeta” pero en realidad vivimos en el interior de la célula cósmica del universo del Demiurgo y su “eterno retorno”. Y todo esto sucede porque vemos y sentimos, vivimos a través de la mente del Demiurgo, mas lo que vemos y sentimos a través de los sentidos “físicos” no es real sino una suerte de “holograma”, es decir, la mente o el sueño del Demiurgo.

 

Si alcanzáramos a ver el final del universo físico o “exterior” con algún tipo de instrumento excepcional, veríamos que “el universo” se acaba no porque tenga un final en sí mismo sino porque alcanzamos un punto en el que el universo viaja alejándose de nuestro punto de observación a una velocidad mayor que la luz. Al alcanzar un punto que se aleja de nosotros a una velocidad mayor que la luz, este deja de poder ser percibido por nuestros sentidos, desapareciendo de nuestro campo de visión.

 

Pero si de algún modo, tal vez mediante algún tipo de aparato “fantástico”, consiguiéramos ver ese universo que en la distancia se aleja de nosotros a una velocidad mayor que la luz, aparecería ante nosotros la visión o tal vez el espejismo de otra posibilidad irreal en el tiempo del “eterno retorno” en el futuro o en el pasado: otro tiempo posible en el tiempo y todo el mismo universo y sus galaxias, estrellas y planetas, hasta finalmente... ¡ver a nuestro mismo planeta! si bien todo en un tiempo distinto del futuro o del pasado, según el enfoque o la dirección que hayamos dado a nuestra observación. Desde la vivencia real de ser un eterno presente proyectado sobre la relatividad del holograma universal, podemos tener la intuición de que recordar el futuro es cosa similar a lo que hacemos al recordar el pasado. El futuro, como el pasado, no son lo que desde el presente inmediato (o proyectado en el espacio-tiempo) pudiera parecernos: el dominio de sus resortes puede permitirnos manipular los diferentes planos de realidad de este universo así como dar con la salida del laberinto.

 

Porque, recordémoslo, los sentidos físicos son engañosos. Nuestros sentidos físicos ven y sienten a través de la mente del Demiurgo. Vivimos en el interior de una célula cósmica que en su respiración crea el tiempo y un universo de infinitas posiblidades no reales. Todo el universo es tan sólo una posibilidad no consumada ni realizada que se repite una y otra vez: una no-realidad.

 

Todo el universo es una no-realidad que no existe ni llega a realizarse ni a consumarse y cuyos mundos son tan sólo reflejos de luz y partículas arrastradas por la respiración del Demiurgo, un espacio irreal, un holograma.

 

En el universo del Demiurgo no hay final ni hay nada, como tampoco hay principio, pues a través suyo nunca podríamos alcanzar más allá de su nada. El universo demiúrgico no tiene final sino que gira eternamente sobre sí mismo. Si alcanzáramos a ver más allá del final del límite de nuestra percepción inmediata del “eterno retorno”, nos encontraríamos con lo mismo en otros tiempos del futuro o del pasado. Es la eterna vanidad, la nada del “eterno retorno” que ya señaló o profetizó el genio visionario de Nietzsche hace más de un siglo.

 

 

 

5- Viajando por los polos

 

Miguel Serrano trata este misterioso tema de la “tierra hueca” en varios de sus trabajos. Ya en 1947 consiguió apuntarse a una expedición chilena a la Antártida buscando secretamente a los supervivientes del nazismo. Allá, en ese “fin del mundo”, tuvo un encuentro con un OVNI y el Maestro le reveló una misión.

 

Serrano nos explica cómo en la “tierra interior” residen los siddhas, los maestros de su maestro. Como hemos dicho, el “interior” es todo un “otro universo” y además se halla conectado directamente con Venus, la Estrella de la Mañana y con Lucifer.

 

A través de las aperturas polares el Fuego místico que arde en los hielos penetra en la mente del Demiurgo proyectando secretamente sobre “Su” universo arquetipos enormes.

 

Es el espíritu el que conforma el mito hiperbóreo sobre la mente del mundo y aunque hoy día no exista reflejado sobre la “tierra exterior” sí llegó a plasmarse en rondas anteriores del eterno retorno y no ha muerto porque en sí mismo no es sino una proyección “extraterrestre” que no es de este universo mortal. “Es la repetición o reencarnación de una idea antiquísima, expresada en todos los mitos y leyendas más importantes de la humanidad...” (“El Cordón Dorado”. Miguel Serrano).

 

El mito toma la dirección polar, como Apolo cuando retorna a la Patria Polar de la Eterna Juventud. Hitler toma la misma dirección: no hay líder histórico alguno al cual se le haya atribuido con tanta intensidad esta dimensión polar y extraterrestre que le hace sobrevivir por encima de los cadáveres de todos sus adversarios.

 

Hay diferentes teorías sobre la “Tierra Hueca” pero fundamentalmente comprendemos que las aperturas polares son puertas de escape del mundo del Demiurgo y vías de acceso a “otro universo”. Los polos físicos de la tierra no existen sino que son lugares vacíos cuyo radio de influencia da lugar a los “agujeros polares en la capa de ozono” de la atmósfera.

 

Antes de desaparecer, Hitler nombró Jefe de Estado alemán al Almirante Doenitz, quien en 1943 hiciera sus enigmáticas declaraciones sobre “el refugio o paraíso terrenal inexpugnable para el Führer en algún lugar de la tierra”.

 

Luego Scorzeny cuenta cómo en 1945, en los interrogatorios le preguntaban obsesivamente: “¿Dónde llevó usted a Hitler?”. Miguel Serrano explica cómo los “aliados” nunca creyeron que Hitler hubiera muerto, “es más, saben que está vivo”.

 

Más tarde, en 1947, los USA organizan una enorme operación naval de cerco sobre la Antártida. Buques de guerra y aviones, aparejados con los más sofisticados aparatos bélicos de la época. “La nave capitana era el Mount Olympus y el buque madre de hidroaviones era el Pine Island, los destructores eran Browsen y Henderson, el rompehielos North Wind, el portaaviones Philippines Sea, el submarino Sennet, los petroleros Capacan y Canisted y los cargueros Yankey y Merrik. Se les unió otro buque madre de hidroaviones: el Currituck”. (“El Cordón Dorado”. Miguel Serrano). Para situarnos y situar a los escépticos y a los risitas, aclarar que estamos hablando de una operación bélica sobre la Antártida que está perfectamente documentada históricamente. Los “aliados”, tras reunir y analizar informaciones, habían descubierto que el Tercer Reich había sobrevivido en la Antártida y mediante esta expedición trataban de destruirlo. Pero sabemos que los “aliados” sufrieron una “inesperada” y desesperante derrota habiendo de huir apresuradamente de las tierras polares. Evidentemente, esta información no ha sido dada a conocer al público.

 

A los pocos días, Byrd viaja al polo norte consiguiendo, como hemos dicho anteriormente, entrar en el “interior de la tierra” donde es recibido por una nave “intraterrestre” con una esvástica. Byrd conocía lo escrito por varios compatriotas suyos en diversos libros y el mito había florecido en su mente. Tras conseguir volar 1700 millas en el interior de la tierra realizó sus enigmáticas declaraciones públicas: “Ese encantado continente en el cielo. Tierra de profundos misterios. Deseo ver esa tierra más allá del Polo, en el centro de un gran desconocido...”

 

A finales del año 1947 y principios de 1948, en el verano austral, Miguel Serrano, poseedor del Signo, fue a la Antártida con la anteriormente esmentada expedición chilena. No tenían posibilidades por falta de medios de alcanzar hasta los oasis antárticos ni menos hasta la apertura polar. Pero Serrano afirma que “tenía las antenas psíquicas abiertas de par en par”.

 

Las bases construidas por el Tercer Reich en tierras de Nueva Suabia les dieron acceso al “Interior de la Tierra” y a todo su “otro universo” revertido. Miguel Serrano publica en “MAYA. La realidad es una ilusión” un documento que le entregó un escritor mundialmente conocido. El escritor venía desde Alemania y el documento consiste en una carta escrita por un marinero de un U-boat quien explicaba cómo había accedido al “interior de la tierra”, porque, afirmaba, Hess y Haushofer tienen razón: La Tierra es Hueca”. La carta está fechada el 20 de abril de 1947, natalicio del Führer y dice así:

“20 de abril de 1947.

Querido viejo Camarada:

Esta carta será una sorpresa para ti. El submarino U-Boot 209 lo ha logrado. ¡La Tierra es HUECA!. El doctor Haushofer y Hess estaban en lo correcto. La tripulación completa se encuentra bien, pero no podemos volver. No estamos prisioneros. Estoy seguro que este mensaje te llegará; este es el último contacto con el U-209. Nos volveremos a encontrar nuevamente, camarada. Estoy preocupado por la forma en que la vida sobre la superficie de la Tierra ha transcurrido desde que el Führer partió.

Dios bendiga por siempre a nuestra Alemania.

Con sinceros saludos

(Firma)”

 

La carta fue escrita a mano por el marinero del submarino y la letra fue autentificada por sus familiares.

 

En otra carta de 1990 escrita en idioma inglés, el destinatario trataba de dar explicación a la anterior carta:

“8 de mayo de 1990.

Queridos Howard y Emmajean:

Muchas gracias por los dos informes y el R.C., los que han llegado el 7 de mayo.

La misión del U-209 fue una de las más fantásticas del Tercer Reich. Ciertamente ha tenido que ver con el conocimiento oculto (esotérico) de Hitler, Himmler, Heydrich y, por supuesto, del doctor Karl Haushofer...

Guiada por antiguos mapas, la Misión aspiraba a poder adentrarse por la abertura de una gigantesca montaña submarina. ¡Así se creía posible alcanzar el centro de la Tierra!. ¡Sí, se pensaba que allí se encontraría Agharta!

El U-209 no volvió, y de ahí la carta de un viejo amigo que se encontraba a bordo. ¡En ella sostiene que el objetivo del U-209 fue logrado, que la Tierra es hueca y que era habitada por una raza aria superior!. El submarino era comandado por Heindrich Brodda.

La misión tuvo por nombre Asgard.

El hombre que me escribió la carta, mientras yo estaba con mi primo, fue Joseph Mundt, enviado especial en la Misión por la misteriosa Ahnenerbe, bajo Himmler y Heydrich. Esta organización fue, y todavía es, el Centro de la Herencia Ancestral de la Raza Nórdica, raza que llegó desde el Norte y que se piensa salió por una apertura cercana a la región del Polo, la que permite alcanzar el centro de la Tierra... Muchas antiguas leyendas nórdicas señalan esto mismo, al igual que tradiciones indígenas americanas.

Mundt no estuvo en argentina, aunque la carta fue remitida desde allí, asegurando que el U-209 había logrado cumplir su misión, pero ninguno de sus tripulantes podía volver, aunque ellos no eran prisioneros. Esto parece extraño y sé que desafía la credibilidad y el raciocinio, pero pienso que existen muchas cosas que nosotros no conocemos.

Las muy extrañas declaraciones de Haushofer en el Obelisco, en símbolos rúnicos, confirmarían  que más allá de este lugar se encontraría Agartha y que existirían muchas más cosas en el cielo y en la tierra que el hombre ni siquiera ha soñado... Como dije anteriormente, hubo una muy profunda influencia y trasfondo esotérico en el Tercer Reich. Lo oculto a veces es real y eso todavía no se entiende, porque tal vez se trate de una antigua sabiduría que el hombre perdió, desviando su camino en este mundo...

El “629” tuvo un encuentro con un disco volante en Africa, en mayo de 1943. En algún lugar este film aún existe. Yo pienso que debe ser igual a las fotos de un disco volador que con posterior tomaran en Europa los pilotos aliados y los de la Luftwaffe.

Que tengan un buen descanso en Europa mis queridos amigos. ¡Tu sangre te llama, Howard, esa sagrada sangre alemana!. Que los ángeles les protejen mientras estén afuera. ¡Que Dios los bendiga!.

Con lealtad,

Willi (firma)”

 

Los USA tienen la base de Mc Murdo en la isla de Ross del mar antártico homónimo mas les está vedado el acceso al “interior de la tierra”. El mundo judío tiene cerrado el paso al “interior de la tierra” y se halla condenado a seguir el ciclo del eterno retorno y la respiración del Demiurgo pues se halla vinculado a “Él” por un pacto satánico. Por este motivo el judío trata por todos los medios de mantener “viva” la realidad “exterior”, alimentando y ofreciendo sacrificios y “holocaustos” al Demiurgo: teme que la desaparición de su “Dios” y de “Su” universo le suponga su definitiva y total aniquilación.

 

 

 

6- Más allá del Fin del Mundo

 

Avanzando por los pasos que se adentran hacia el sur más allá de las barreras de hielo de los mares de Ross y de Weddell, en la Antártida, alcanzamos un punto en el que la realidad empieza a invertirse, dándose la vuelta y entrando el viajero poco a poco en el mundo “intraterrestre”. Adentrarse por la apertura polar hacia el interior, es algo similar a lo que sucede cuando damos la vuelta a una bolsa haciendo de esta forma que la superficie del interior hueco de la bolsa pase a ser la superficie exterior y la que antes era superficie exterior ahora se halle en el interior de la bolsa.

 

En el punto señalado que son los bordes de la apertura o agujero polar, los instrumentos de navegación se vuelven locos y pierden toda referencia de realidad. La brújula empieza a señalar caóticamente. Si avanzamos más hacia el interior de la tierra, la brújula apuntará ahora hacia arriba. Pero sólo podremos seguir avanzando si “ellos”, los “intraterrestres” nos permiten el paso. De otra forma no alcanzaríamos a acceder a su mundo y nos veríamos devueltos a la realidad “exterior” aturdidos y sin saber cómo sucedió.

 

Si conseguimos acceder al “interior de la tierra” encontraremos un reino espiritual y divino, un mundo perfecto donde la vida manifiesta todo su poder libre de la distorsión satánica del universo “exterior”. La muerte, el elemento muerte y sus procesos de enfermedad y degeneración, no pueden acceder porque allá todo permanece íntegro en su virtud.

 

Hiperbórea, la Patria de los hiperbóreos, es un mundo de perfección donde el bien y la belleza se manifiestan libres de todo tipo de degeneración físico-mental. Allá la energía o manifestación se halla divinizada y totalmente dominada por la voluntad pura.

 

Este mundo divino tiene un tiempo y una realización diferente a nuestro mundo “material” degenerado, enfermo y arrastrado por el caos. Las dimensiones de su universo son diferentes a las nuestras de tal forma que a través de su realidad puede accederse a lugares distantes en el cosmos sin la limitación de nuestro espacio-tiempo.

 

Desde nuestro plano de realidad el acceso a ese “otro universo” es posible a través de diferentes puertas, ventanas, grietas o “errores de programa”. No  obstante, como apuntamos, nunca seremos admitidos por los dioses si no nos liberamos antes del nexo, vínculo-atracción (encadenamiento) por el mundo de muerte del Demiurgo, sus vicios, degeneraciones y su “nada”.

 

Sólo si amamos la Vida (¿Lilith?) y luchamos por Ella en nosotros mismos y fuera de nosotros podemos liberarnos: desarrollar y realizar en nuestro ser el principio centrípeta o implosivo, volver la Fuerza hacia “dentro” y conseguir dar la vuelta a la realidad según el principio del Sol Negro.

 

Un ritual chamánico antiguo sitúa al iniciado ante un espíritu que le arranca la piel. Seguidamente el espíritu le reviste con la misma piel pero “invertida” o dada la vuelta. Volvemos al mismo principio: el iniciado despierta a una sensibilidad que antes se hallaba oculta por la “cáscara” exterior e inerte de la piel (el mundo “exterior”).

 

Sólo es posible entrar en el Paraíso “interior” encendido en el fuego del éxtasis polar por el principio implosivo.

 

Entonces podemos preparar el viaje de retorno a Hiperbórea. En una de sus novelas Hermann Hess relata cómo un prisionero por la noche en su celda dibujó un tren en la pared entrando dentro de él y escapando de la cárcel. Hay mucho más de lo que parece detrás de un argumento tan “simple”.

 

Somos nosotros quienes tenemos que buscar las puertas que llevan al mundo “interior” y traspasarlas: dar la vuelta a la realidad. Los guardianes de la caverna tratarán de impedírnoslo por todos los medios a su alcance pero detenernos no está en su mano. Conocedores de que es la sangre el “hilo de Ariadna” que nos vincula al mundo de dioses, nuestro deber es purificarla y prenderla en el fuego polar de la gran transmutación. Finalmente, regenerada la Fuerza del iniciado, la naturaleza y toda la realidad misma del universo es sometida al poder de su Voluntad abriéndose las puertas del Paraíso.

 

 

 

7- Puertas en el sur de Chile

 

Miguel Serrano explica en su obra cómo sólo pueden acceder al mundo “intraterrestre” los que han desarrollado en sí mismos el principio implosivo. No tiene sentido buscar en el mundo “exterior” si antes no hemos iniciado el viaje a nuestro propio interior: “¿Me admitirán entre ustedes?. Después el maestro señalaba un Reino Subterráneo en la tierra interior”. (“El Cordón Dorado”. Miguel Serrano). Sólo por “sincronía” podemos acceder al mundo “intraterrestre”. Aquellos que buscan este “mundo mágico en el cielo” que cita el almirante Byrd, sin realizar el camino interior van dando palos de ciego.

 

Es lo que les sucede en Chile a esos mochileros judíos del Mossad y del ejército del estado de Israel que se pasean por el terreno “in situ” y a otros medios al servicio del judío internacional que merodean por parajes del sur del país andino en busca de “algo” que en ocasiones aparece en sus radares y medios de detección pero que les es esquivo tanto como inaccesible. El poder judío mundial tiene informaciones y le consta que en diversos lugares de la región hay “anomalías” pero no es capaz de dar con la raíz del “problema”. En esta busca exterior, en ocasiones han llegado a sufrir extraños accidentes; otras veces, cuando tratan de acceder a un determinado lugar en el que han detectado alguna de esas “anomalías” pierden toda referencia de situación para acabar volviendo a parar totalmente extraviados al punto de partida pero en dirección contraria. Como decimos, el judío tiene vedado el acceso al mundo “intraterrestre”.

 

Los “intraterrestres” mantienen abiertas en la Patagonia una serie de puertas que conectan con su mundo. Las puertas tienen una localización física en el mundo “exterior” pero la realidad-programa del Sistema sólo puede ver cómo los viajeros que las atraviesan aparecen y desaparecen. Al acceder hasta el “exterior” de esas puertas, se producen extrañas anomalías y distorsiones de las dimensiones del espacio tiempo.

 

En torno a la península de Taitao y las innumerables islas que la rodean se producen este tipo de distorsiones potentísimas causadas, según algunos, por una alta tecnología que produce barreras invisibles llegando a rodear toda la región y dejando incomunicados a todo tipo de barcos, incluso a los de la marina chilena. Ya en los años cuarenta el almirante Canaris navegó por los innumerables canales entre las islas y fiordos de la región. Por lo visto, en la zona se establecieron a mediados de los años cuarenta varias colonias alemanas.

 

Vamos a referirnos al tema de Friendship, una puerta “intraterrestre” localizada en el sur de Chile en algún punto de la zona de península Taitao, archipiélago Chonos o Islas Guaitecas. Es esta una región especialmente mágica vigilada por la cercanía del volcán Melimoyu. El tema Friendship se inicia en la década de los años ochenta del siglo XX cuando unos radiaficionados chilenos entran en contacto con unos “extraterrestres”. Además de las comunicaciones vía radio, los “extraterrestres” se dejan ver en diversas apariciones de OVNIs previa cita con sus contactados. Los Friendship afirman tener una isla en el sur de Chile donde disponen de una “muy desarrollada” tecnología que, en el campo de la medicina, les permite incluso curar todo tipo de enfermedades y hasta revertir el proceso de la muerte.

 

En sus comunicaciones los Friendship afirman pertenecer a la “humanidad” pero no ser de este planeta. Su aspecto es nórdico y visten de forma “extraña”, ostentando en su traje la representación de un tridente o runa gibur. Como decimos, tienen grandes conocimientos de matemáticas, física, biología, arquitectura... Revisten sus discursos de un tono espiritualista y se hacen llamar con nombres de ángeles. Tienen su cuartel general en una misteriosa isla en el mencionado área de península Taitao, archipiélago de Chonos y Guaitecas. En esta zona hay más de 3.800 islas que conforman un entramado laberíntico interminable de canales y estrechos donde el riesgo de encallar en los arrecifes y rocas es enorme.

 

El investigador español Josep Guijarro explica cómo en los comienzos del tema Friendship un ingeniero de sonido llamado Ernesto de la Fuente conoció en la localidad de Quemchi, en Isla Chiloé, a unos extraños “gringos” que afirmaban pertenecer a una congregación religiosa que se hacía llamar con ese nombre. De la Fuente les recomendó a un tal Alberto para aprovisionar su isla. A partir de entonces los Friendship ayudaron a Ernesto saneando sus finanzas, maltrechas tras la crisis provocada por la subida de tipos de interés de los años ochenta en Chile, y también su salud.  Ernesto de la Fuente llegó a estar en la misteriosa isla cuando tras haber enfermado a causa de un cáncer de pulmón, recibió una comunicación por radio y fue invitado para curar su mal. Cuando Ernesto accedió a la isla lo hizo en una embarcación que se guiaba por un sistema magnético. Allí, según su percepción, una compuerta entre las rocas dio acceso a la embarcación a “un espacio subterráneo dotado de muchos adelantos y de todo tipo de elementos electrónicos”. En la isla fue sometido a un tratamiento mediante “sistemas de movimientos ondulatorios y magnoterapia” así como regeneración de tejidos, logrando curar su enfermedad.

 

Los Friendship pueden dejarse ver en los cielos en apariciones OVNI. Se comunican con radio con radioaficionados y a veces “se aparecen en casa de uno directamente de la nada”, afirma uno de los contactados. Cuando contactan por radio con un radioaficionado, los Friendship pueden “ver” cosas como si se encontraran en el lugar donde se encuentra su comunicante. Por ejemplo, un radioaficionado que conversaba con Ariel (un Friendship), estaba grabando la conversación en una cinta de cassette sin habérselo dicho a su interlocutor. En un momento dado, Ariel le dice al radioaficionado que la cinta se ha quedado atascada y cuando este mira la cinta, pudo ver que lo que le decía era cierto.

 

Octavio Ortiz, un contactado con Friendship, recibió un día de la agencia espacial norteamericana, la NASA, un diario en el que debía anotar sus comunicaciones. “Junto al cuaderno, de tapas duras y con la palabra “RECORD” impresa en la portada recibieron una caja de bolígrafos que tenían serigrafiados “U.S. GOVERNMENT” en su lomo. ¿Por qué se interesaban los norteamericanos por la experiencia de unos “simples” radioaficionados?”. (“Bases extraterrestres en la tierra”. Josep Guijarro).

 

Al norte de Italia hay una comunidad compuesta por algo menos de cien personas que podría tener algo que ver con todo esto. Esta comunidad tiene un sistema social distinto y una moneda propia. Además de los miembros que viven en la comunidad en toda Italia tienen miles de simpatizantes. Han construido bajo las montañas unas edificaciones subterráneas en donde han inscrito en un lenguaje desconocido conocimientos antiguos sobre alquimia y otros secretos. Fabrican unas placas llamadas “self”, “una especie de ship en grande, a las que llaman células. Estos aparatos tienen la facultad de energetizar la materia y los alimentos de forma que duren más tiempo y mantengan todas sus propiedades, minerales y vitaminas. También exportan algo de textil y en definitiva, los ingresos que reciben por sus productos son de la comunidad. Alberto Gesswein, quien llegó a estar en el interior de las construcciones subterráneas, en una estas edificaciones pudo ver una máquina que le dijeron era teletransportadora y que en el sur de América hay otra. Alberto define al aparato como de un metro y medio de diámetro con barrotes separados cada 30 centímetros que rodeaban por los bordes el plató. Los barrotes, cree recordar que eran dorados y el círculo le parece que era blanco. Debido a la extraña atmósfera interior, no recuerda bien lo que le dijeron pero cree recordar que el otro transportador estaba en la Patagonia.

 

En numerosas ocasiones se han realizado maniobras militares en las costas australes de Chile rastreándose las islas y canales con potentes medios de detección en busca de “algo”. Aviones espía norteamericanos sobrevuelan las islas del sur en busca del misterio. Las fuerzas oscuras de la Alta Finanza internacional, como el financiero USA Douglas Tompkins, se adentran por la región haciéndose con la propiedad, por medio de su dominio del valor dinero, de tierras y bosques de Alerce austral... Pareciera haber en torno a la región una verdadera guerra mágica.

 

Tras la guerra mundial, en la región se instalaron diversas comunidades alemanas siendo Colonia Dignidad la más conocida de todas. Esta colonia alemana está constituida por varios cientos de personas y los lugareños de localidades cercanas afirman oír ruidos de maquinarias y motores subterráneos. Algunos investigadores dicen que los habitantes de la colonia han construido toda una red de túneles subterráneos que les intercomunican con diversos puntos llegando incluso hasta el otro lado de los Andes, a Bariloche, en Argentina. La idea de este tipo de constructores de túneles nos conecta con el mito hiperbóreo de Agartha y el mundo “intraterrestre”.

 

Es en este punto cuando tras muchos viajes e investigaciones en la región,

Josep Guijarro acaba acercándose a la hipótesis de que tras Friendship se halla un “grupo de carácter eugenista de ultraderecha vinculado al control mental”, según le comentaba un tal Rodrigo Fuenzalida.

 

Guijarro continúa haciéndose la siguiente pregunta: “¿Podrían los nazis haberse hecho con una isla en el archipiélago de Chonos para desarrollar su proyecto tecnológico y de perfeccionamiento de la raza?”. Es en el fondo de la pregunta que se hace el conocido investigador donde podemos situarnos ante la esencia del nazismo manifestada, como proyección, en este punto mágico de la tierra.

 

El archipiélago Chonos, las Islas Guaitecas, la península Taitao... la presencia mística del volcán Melimoyu... las comunidades alemanas escapadas tras la guerra de la persecución capitalista-comunista... la Colonia Dignidad...

 

Las anomalías magnéticas y de espacio-tiempo que se dan en puntos geográficos de la región...

 

Y finalmente una mística comunidad llamada Friendship que viene a entrelazar y dar coherencia a todo este mosaico misterioso, como proyección del mundo “intraterrestre”. Una gran proyección “intraterrestre” sostenida sobre la mente-realidad “exterior” gracias a la intervención de diversos factores que participan mágicamente de una guerra desconocida.

 

 

 

8- Conclusión: transitando el viaje hacia el mundo de los dioses

 

Llamados por tan enorme misterio, unos amigos fotoperiodistas emprendieron un viaje mágico a las tierras australes de Chile.  Veamos el relato del viaje contado por ellos mismos en primera persona:

“Los mitos sobre la fundación de un nuevo Imperio ( IV Reich ) en el cono sur americano son muy variados y a veces demasiado cercanos a la verosimilitud. Muchos de ellos han sido sometidos a un bombardeo de artículos  aparecidos especialmente en la prensa esotérica sin que por ello hayan habido demasiadas comprobaciones sobre las teorías que los "investigadores" proponen. Uno de esos mitos, a nuestra forma de ver el más sustentado por testimonios recientes es el de " Friendship".

  Durante un tiempo recopilamos toda la información posible sobre el tema y de ello dedujimos que sin duda era una clara manifestación de una nueva sociedad oculta ,cuyos orígenes situábamos en la época nacionalsocialista. El mismo nombre aparentemente de sencilla e inmediata significación ,nos sugería otra lectura menos directa y reordenando las siglas aparecía NSD HI P FREI, lo cual podría significar  en lugar del archiconocido  NSDAP., :partido nacionalsocialista alemán -Hitler libre, o parecido...

  Decidimos pues realizar algunas investigaciones sobre el terreno. Coincidió desgraciadamente con los atentados de las Torres Gemelas lo cual deficultó en extremo el uso de transportes aéreos y nos hizo perder muchísimo tiempo. Después de una extensa entrevista con Miguel Serrano, éste nos indicó que nos dirigiéramos a Colonia Dignidad para recabar más información antes de dirigirnos a la Costa del Pacífico Sur, donde los testimonios habían situado sus encuentros con Friendship. El empeoramiento de la situación política mundial ( en aquellos días parecía que la III guerra Mundial, era inmediata ) aconsejó en el último momento renunciar a nuestra visita a Colonia Dignidad.... Atravesamos todo Chile hasta el lago Llanquihué donde nos protegimos de los acontecimientos mundiales muy cerca de Nueva Braunau en unas cabañas que pertenecían a unos alemanes. Ellos nos contaron que era muy frecuente que los OVNIS visitaran los prados colindantes a casa de su abuelo, un viejo militante nacionalsocialista, decían que cuando niños les encantaba ver las maniobras de los ovnis y que cuando tomaban tierra o se elevaban se divertían viendo como sus manos transparentaban los huesos, si las apoyaban en los cristales de las ventanas, como si se expusieran a los rayos X.

  Finalmente decidimos saltar a la isla de Chiloé, al norte de las Islas Guaitecas, donde se habían producido todos los "encuentros" con Friendship. Desde el mismo momento de tomar tierra intentamos ponernos en contacto con profesionales de los medios locales, los que en ningún caso aumentaron o matizaron los informes que traíamos de España. Interrogamos a "machis", las brujas locales sin ningún éxito. Mientras, conocimos a un joven carabinero ,  exdecente de este cuerpo policial, que nos invitó a pasar algunos días en unas cabañas situadas en un lago solitario rodeado de selva. Fueron unos días magníficos a pesar de la constante lluvia que caia sobre aquellos frondosos bosques. Allí, de nuevo, hablamos y hablamos del tema. Se ofreció a conseguirnos un patrón que nos llevara en su barcaza a través de los múltiples canales que separan miríadas de islas, pero nos informó que las islas eran tomadas por peligrosos delincuentes que se hacían fuertes allí y hasta el cuerpo de carabineros desistía de realizar acciones en aquel laberinto, por la crueldad y salvajismo de aquellos asesinos, comprobado en los pocos intentos de apresarlos. Lo más peligroso eran los patrones mismos, delicuentes de calaña igual o superior a los fuera de la ley que en muchas ocasiones transportaban de isla en isla.

  Nos dirigimos a Quellón, en el extremos más meridional de la Isla. Allí comprobamos la exactitud de las palabras de nuestro amigo carabinero. Constantemente nos cruzábamos por la calle con indivíduos de cataduras horribles, que no se preocupaban mucho de ocultar pistolas o revólveres de grandes calibres. La policía marítima nos confirmó , pidiendo que no citáramos la fuente,extraños fenómenos y mensajes captados `por sus emisoras y avistamientos de misteriosas embarcaciones.

En la radio local, con secretismo, se nos dijo, que muy a menudo, sin saber de donde, aparecían indivíduos muy bien trajeados, allí es realmente muy poco común, rubios altos , los isleños son bajitos y morenos,y con maletines como de ejecutivo. A la forma de ver de nuestros compañeros de la radio, era como si vinieran de "ninguna parte"......

  A pesar de nuestras insistentes pesquisas no conseguíamos encontrar la "conexión" buscada. Decidimos, recurrir a la meditación mediumnica para establecer contacto.

  Habíamos alquilado una cabaña en Punta Lapa, km 0 de la Panamericana, a unos quinientos metros de la playa. Recluidos en aquel pequeño refugio, de nuevo bajo la persistente lluvia, entramos en meditación invocando el nombre de Friendship. Al cabo de un tiempo percibimos un intenso fogonazo violeta en nuestra pantalla mental, luego mi esposa recibió claramente imágenes de una casa situada en la cima de un promontorio, con ventanas pintadas de un color rojo muy chillón y nada más....

  Aquella noche fuimos despertados por ruidos procedentes de potentes motores diesel. Lo raro es que aquel intenso ruido no procedía del exterior sino que parecía ascender del mismo suelo bajo la cabaña¡¡¡ Nos levantamos de la cama extrañados y confusos y nos dirigimos a la ventana, allí a fuera no había barco alguno en el mar y sin embargo seguíamos sintiendo el golpeteo claro y nítido de los motores... Submarinos, nos dijimos...

  Seguimos nuestras investigaciones y se nos comunicó que después de la guerra habían aparecido muchos alemanes y que entre ellos un "Suizo" había montado el único hotel de aquella pequeñísima más que ciudad, sucesión de barracones y que allí muy frecuentemente se veía gente "extraña". Los visitamos y unos indígenas "chilotes" a cargo de la recepción y del pequeño restaurante "suizo", nos indicaron como encontrar la casa de los "patrones", ya que ellos no sabían nada.

  Seguimos la línea de la costa, siempre hacia el SUR, sin encontrar la casa de los suizos. Perdidos por caminos convertidos en cenagales por la lluvia, en los cuales a menudo quedábamos atascados a pesar de conducir un 4x4, finalmente llegamos a una extraña agrupación de edificios en un lugar muy solitario. Allí había unos extraños hangares, de insospechado tamaño. Un grupo de alemanes de avanzada edad nos contempló alarmados cuando nos acercamos a ellos para pedir ayuda.

  No hablaban una sola palabra de castellano ¡¡¡¡  Con mi macarrónico alemán les dije que buscábamos la casa de los suizos y nos indicaron como retroceder y llegar a ella. Su mirada desconfiada no se apartaba de nosotros.

Gracias a las indicaciones, llegamos al pié de una colina y en ella estaba la casa de la meditación, con todos los detalles que se nos habían comunicado ¡¡¡¡

  El barro nos dejó una vez más atascados al pie de la misteriosa casa. Mientras intentábamos sacar el coche del barrizal descendió de ella una niña rubia  angelical con un gran perro pastor. Le preguntamos por sus papás y nos dijo que no estaban en casa mientras miraba divertida nuestros inútiles esfuerzos para devolver el coche al camino. Finalmente una vez superada la situación, entregamos a la niña una tarjeta para que la diera a sus padres, en la que inquiríamos de nuevo sobre Friendship.

  Nuestro tiempo en la isla se terminaba, y gracias a los constantes calados a los que la lluvia nos había sometido, habíamos caido ambos bajo una gripe inmisericorde con fiebres muy altas.  Al cabo de unos días cuando nuestra situación se había agravado aun más recibimos una llamada citándonos al día siguiente, el de nuestra inevitable partida, en el Hotel Suizo.  Debilitados por la fiebre, asistimos esperanzados  a una cita a la que nadie acudió ¡¡¡

  La única librería de la isla, exibía en su escaparate una novela, "El Reich bajo los hielos", desde su portada una gran svástica plateada, contempló nuestra partida”.

 

Toda maniobra de aproximación nos acerca más a la esencia que sostiene el mito. Si observamos atentos a lo largo de todos los capítulos que hemos desarrollado sobre la historia y los mitos del nacionalsocialismo, podemos ver cómo el nazismo se sustenta sobre un plano que alcanza más allá del mundo de la razón, sobrepasándolo. La locura mística que enciende el genio de los poetas y les inspira palabras divinas debe ser regida por una agudísima audacia. Esta “locura” es la que llevó al nazismo a desarrollar todo su Reich Mágico, su desarrollo económico, ecológico, social, científico... su “Ciencia Desconocida” y finalmente su acceso al mundo “intraterrestre” desde donde en la actualidad mantienen el contacto con los suyos.

 

Nietzsche llega a alcanzar la misma intuición que posteriormente alcanzaría y se encargaría de desarrollar y poner en marcha el nazismo. Podemos comprobarlo cuando en su obra póstuma “El Anticristo” el filósofo alemán dice: “Más allá del norte, del hielo, de la muerte –nuestra vida, nuestra felicidad... Nosotros hemos descubierto la felicidad, nosotros sabemos el camino, nosotros encontramos la salida de milenios enteros de laberinto. ¿Qué otro la ha encontrado?. (...) Nosotros fuimos suficientemente valientes, no tuvimos indulgencia ni con nosotros ni con los demás; pero durante largo tiempo no supimos a dónde ir con nuestra valentía”.

 

Sabemos “a dónde ir”. Somos seguidores de la estela dejada por el poderoso vuelo de los ancestros hiperbóreos y hemos hallado el secreto de la “salida de milenios enteros de laberinto”.

 

En todas las páginas de este estudio hemos detallado el proceso del “viaje hacia el Interior de la Tierra”. Llega un punto en este viaje en que el yo esencial acaba forzando que el mundo “exterior” se revierta y “se dé la vuelta”. Previamente hay una suerte de sincronización del mundo “exterior” con el “interior”  donde la naturaleza entera es transmutada: algo similar a lo que ocurre al acceder al “interior” de la tierra a través de las aperturas polares.

 

Desde el Walhala los dioses sostienen la llama del Fuego que arde en los hielos y saludan a todos aquellos que luchan por la verdadera libertad y son fieles al código de honor de los arios:

 

“Mi Honor se llama Lealtad”.

 

 
















VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA